Banco de semillas: que es y porque nuestro futuro podría depender de ellos

El conocimiento sobre las semillas es básico para quien quiera trabajar con cualquier tipo de planta. Después de todo son la base de donde nacen, al colocarlas en la tierra podemos tener más plantas.

Pero cuando comienzas a trabajar a gran escala es necesario más organización y espacio. Es ahí cuando aparece la figura del banco de semillas o banco de germoplasma, que como podrás intuir, tiene cierta relación con los bancos que guardan dinero.

¿Qué es un banco de semillas y porque es importante?

Un banco de semillas es proteger plantas de cara al futuro.

Las semillas son el origen de muchas plantas. Y gracias a ellas podemos pensar en que habrán nuevos especímenes a futuro. Un banco de semillas es un lugar en donde podemos almacenar una gran cantidad de ellas.

Los motivos para hacer esto son varios, uno de ellos es poder guardar la mayor diversidad posible de ellas. Esto en primer lugar con fines de preservación, intentar tener variedad de especies para poder sembrar en algún momento.

Esto es pensando en el futuro, la cantidad de personas que existen en el planeta es cada vez mayor, habiendo un problema de sobrepoblación. Ya cada vez es más difícil lograr alimentar a toda la gente.

Es por eso que intentando prevenir se están almacenando en estos bancos una gran cantidad de tipos de plantas. Pensando que en algún momento y en el peor de los casos, puedan plantarse nuevamente y recrearse una vez más.

Otra razón es el cambio climático y la sobre explotación de recursos. El ser humano usa indiscriminadamente todo lo que el planeta le provee, en muchas ocasiones sin intentar dar nada a cambio.

Esto causa que muchas especies de plantas se encuentran en peligro de desaparecer. Esta es otra función de los bancos de semillas, ya que de esta manera podríamos proteger semillas de especies que se encuentren amenazadas.

Como dato alarmante, estadísticas muestran que el 50% de las especies endémicas de Europa se encuentran en peligro de extinción.

¿Cómo se conservan las semillas en estos bancos?

Como habrás notado, estos bancos están pensados en gran parte pensando en el futuro. ¿Cómo se conservan dichas semillas en buenas condiciones? Ya que se espera que en caso de emergencia, puedan usarse para sembrar.

El mejor modo para mantenerlas es luego de haberlas secado. Una semilla puede seguir siendo fértil luego de haberse deshidratado y congelado. De esta manera,  en algún punto pueden volver a ser “activadas”

La forma de congelarlas no es simplemente en un refrigerador. Primero se les quita el agua hasta quedar con una humedad aproximada del 5%. Con esta es suficiente para que seguir viva y útil para el futuro.

Luego de eso es conservarlas en un frío muy intenso. Por lo regular se hace uso de nitrógeno líquido o en congeladores donde se mantengan a temperaturas por debajo de los 20 grados centígrados.

De esta manera son clasificadas y guardadas para un uso futuro. Vale la pena mencionar que no todas las semillas son viables de ser guardadas de esta manera, por lo que se hacen uso de métodos alternos de conservación.

¿Qué otras utilidades tienen?

Además de la preservación para producción, pueden ser estudiadas para el futuro. En donde puede que la producción masiva de ciertas plantas se haga muy complicado, pero al menos se tendrán las semillas para realizar pruebas.

O determinar que cierto tipo de plantas no tienen tanta utilidad o rentabilidad en el presente, pero en condiciones futuras vuelvan a ser muy útiles. A partir de aquí, es una esperanza de darle nuevo uso.

En el mundo actualmente existen más de 1,500 bancos de semillas, en donde son guardadas miles de especies. Estos lugares sirven como su esperanza para una oportunidad en el futuro.

Deja un comentario