Cómo preparar un herbicida casero un elementos que tienes en casa

Cuando tenemos un jardín, huerto o una plantación en general, plantamos varios tipos que deseamos que se multipliquen. Pero la presencia de tierra y nutrientes también puede causar la aparición de algunas plantas indeseables.

Estas malas hierbas terminan por perjudicar el crecimiento de nuestras plantas, por lo que debemos buscar alternativas para acabar con ellas, pero sin dañar nuestro huerto. Es ahí donde entra el papel de los herbicidas.

Existen muchos que podemos comprar en los comercios pero, ¿qué te parece que te enseñe a como preparar tu propio herbicida?  De forma sencilla, en casa y con pocos pasos, pronto podrás hacerlo.

3 tipos de herbicidas caseros, fáciles de crear.

Cómo preparar un herbicida casero

Para ello te vamos a dar 3 distintas opciones para poder crear un herbicida. Todos ellos con la facilidad ya prometida anteriormente.

Empapar con agua hirviendo.

Este es el más sencillo de preparar de todos. Te darás cuenta que incluso tampoco requiere muchos elementos, ya que el agua es por lo general el ingrediente más fácil de conseguir. Solo vas a necesitar calentarla.

Lo único que tienes que hacer es calentar agua hasta que quede hirviendo. Pero al grado que este burbujeando, lo que causaría que cualquier ser vivo sufra heridas serias. Es por eso que debes tener extremo cuidado al manejarlo.

Una vez tengas el agua así, deberás echarlo en todas las plantas de las que quieras deshacerte. Hay que tener cuidado, porque en el camino podrías terminar por matar plantas que también querías que vivan.

Hazlo con estrategia y cuidado, verás que es muy eficiente este método.

Usar la sal como herbicida.

Aunque no lo parezca, la sal es un elemento que puede ayudarte en gran manera para deshacerte de la mala hierba. Y por supuesto, es bastante fácil de conseguir, pero antes de usarlo, hay que hacer la debida advertencia.

Demasiado cloruro de sodio puede causar que la tierra ya no sea tan fértil. Por lo que al hacer uso de este herbicida deberás tener cuidado de aplicarlo directamente a las plantas de las que te quieres deshacer.

Agrega una parte de sal por 8 de agua. Para que funcione mejor, es buena idea que esté hirviendo (la razón ya la explicamos en el apartado anterior)

Una buena idea es agregarle jabón líquido para manos. Gracias a sus propiedades, terminará por pegarse a las hojas y tallos. Así terminará por hacer mucho mejor su efecto.

Vierta la sustancia en un atomizador y comience a rociarlo en las plantas. De esta manera, podrá ir dañando las malas hierbas de las que quiera deshacerse.

Haga uso de vinagre blanco.

La última recomendación del día es hacer uso de vinagre blanco. La razón de porque funciona es por el ácido acético que posee, que si bien esta en una concentración baja del 5%, es lo suficiente para dañar las plantas.

Una recomendación es que si las plantas son muy fuertes, posiblemente el vinagre que venden en el supermercado no sea suficiente. Es por eso que en ciertas tiendas especializadas puedes conseguir una versión industrial, con una concentración del 20%.

Una vez que lo tengas, rocía las plantas que desees eliminar. Puedes usar una vez más el truco de agregar jabón líquido para manos, que permitirá adherirse. Piensa que tendrás que repetir en varias ocasiones su aplicación para ver resultados.

Aquí lo tienes, 3 herbicidas caseros muy fáciles de preparar. Siempre puedes optar por comprar en las tiendas algunas que ya estén previamente hechos. Pero aparte de resultar en un costo, pueden tener demasiados químicos que quieras evitar.

Y estos de origen natural son bastante efectivos, por lo que vale la pena probar.

Deja un comentario