Como recuperar un suelo erosionado y seco con 5 métodos simples

Un suelo erosionado sin duda no es el suelo ideal para sembrar muchos tipos de plantas. Y de hecho cuando un terreno ya tiene cierto grado de erosión, algunas personas consideran que ese suelo ya no puede volverse a usar para sembrar.

Pero, ¿acaso hay manera de recuperar dichos terrenos? De volver a tenerlos en condiciones para siembra. Afortunadamente, existen diversas soluciones para intentar darles una segunda oportunidad a estos sitios.

Restauración de suelos erosionados.

suelo erosionado
Recuperar un suelo erosionado es todo un reto.

Por lo regular, los suelos y degradados contienen algunas de las siguientes características:

  • Poseen una alta salinidad.
  • Poco fértil para las plantas
  • Poca cantidad de materia orgánica
  • Desbalanceo en alcalinidad y acidez
  • Demasiada piedra y poca tierra.

Es por eso que se deberá estudiar el terreno y atacar las distintas causas con algunas de estas soluciones.

Uso de abono orgánico.

Esta es la primera acción que se debería realizar, además de la más económica: comenzar a agregar abono orgánico al suelo. Esto permitirá que vaya obteniendo algunos de los componentes que se han perdido.

Se debe tomar en cuenta que no es un trabajo rápido ni tampoco se verán resultados en poco tiempo. Además que tomarlo como única solución no es eficiente, ya que hay otros factores que rectificar.

Purificación de suelos.

Un suelo abandonado por mucho tiempo implica que debe tener elementos que impidan que las plantas crezcan. Por ese motivo una buena idea es revisar y purificar de toda clase de cosas nocivas para las plantas.

¿Qué debemos buscar? Metales pesados, lodos de depuradora, huellas de alquitrán, hidrocarburos cancerígenos y otras sustancias ajenas al uso de suelo. Todas ellas impiden a las plantas tener un correcto crecimiento.

Haz uso de la fitorremediación.

Esta técnica consiste en plantar cierto tipo de vegetales que tienen como fin único lograr descontaminar la tierra. Es decir, no los colocarás ahí buscando una producción que aprovechar, sino corregir el suelo.

Esto se logra gracias a los microorganismos que liberan. De hecho, el punto anterior de purificación de suelos suele ser realizado por medio de la fitorremediación, para lograr eliminar ciertas sustancias.

Tratamiento de la tierra.

Este es un proceso algo costoso, pero da buenos resultados. Y consiste en llevar la tierra a lugares donde se este cultivando ya. Se mezcla la tierra y permite que tome muchos de los componentes orgánicos del lugar.

Por supuesto, este proceso es muy útil pero dependiendo de la cantidad de tierra, esto puede resultar un proceso caro. Además que dependiendo del daoñ, se puede lograr con otros tipos de metodología.

Colocar cultivos poco exigentes.

Una técnica poco utilizada por muchos es comenzar a sembrar ciertos cultivos que crecen bien en suelos secos y erosionados. Esto permitirá que aunque sea en poca medida, comiencen a favorecerse los microorganismos de la zona.

Gradualmente, se podrán introducir nuevos cultivos en la tierra recién activada. De esta forma, permitirá que poco a poco se puedan lograr llevar a cabo una recuperación que permita a largo plazo su reutilización.

Hay que tomar en cuenta que recuperar un suelo erosionado no es un proceso fácil, puede no lograrse y todo depende en gran medida del daño que tenga. Un suelo totalmente seco y erosionado podría jamás recuperarse.

Deja un comentario