Raíces podridas de plantas: como identificar, recuperar y salvar

Las raíces son parte vital de cualquier planta, ya que gracias a ella puede obtener todos los nutrientes de la tierra. Por lo tanto, es evidente que unas raíces dañadas comprometerían el estado general de dicha planta.

Es por eso importante revisar que las raíces se encuentren en buenas condiciones. Pero, ¿Cómo saber si están bien o están podridas? En algunos casos no es tan evidente y por eso se tienen que conocer algunos datos adicionales.

¿Cómo identificar raíces podridas en árboles?

raíces podridas

La forma más fácil de identificar dicha pudrición es revisarlas y ver como lucen. Por lo general, cuando las raíces han comenzado a podrirse terminarán por ser demasiado suaves, además de empezar a tomar un color marrón.

Si bien estamos generalizando, por lo regular una raíz saludable luce bastante más firme y de color blanco. Si tienes dudas, lo mejor es buscar fotos de las raíces de la planta que piensas que puede tener problemas.

Vamos a profundizar en como saber si las raices estan podridas. Uno de los indicadores más evidentes es el mal olor que emana del sustrato o del área donde se encuentran las raíces. Este olor desagradable es causado por la presencia de bacterias y hongos que se alimentan de las raíces en descomposición. Además, las raíces podridas suelen volverse blandas y de color marrón oscuro o negro. Si al tocar las raíces notas que se deshacen fácilmente o presentan manchas oscuras, es probable que estén dañadas.

Otro indicio de raíces podridas es la presencia de hojas amarillentas o marchitas en la planta. Las raíces son responsables de absorber los nutrientes y el agua del suelo, por lo que si están dañadas, la planta no recibirá los nutrientes necesarios para su crecimiento adecuado. Esto puede resultar en un debilitamiento general de la planta y en la aparición de síntomas visibles como hojas amarillentas, marchitas o incluso caídas.

Además, las raíces podridas suelen presentar un exceso de humedad en el sustrato o maceta. Si notas que el suelo está constantemente húmedo y no se seca adecuadamente entre riegos, es posible que las raíces estén sufriendo de falta de oxígeno y estén expuestas a condiciones ideales para la proliferación de hongos y bacterias. Es importante mantener un equilibrio adecuado de humedad en el sustrato para evitar la aparición de raíces podridas.

Por último, la falta de crecimiento o el marchitamiento repentino de una planta también puede indicar la presencia de raíces podridas. Si la planta se ve estancada en su crecimiento o muestra un deterioro rápido en su apariencia, es recomendable revisar el estado de las raíces. A veces, las raíces podridas pueden ser la causa de problemas visibles en la parte aérea de la planta.

¿Por qué se pudren?

Existen varios motivos, pero vale la pena destacar que el primero de todos es la presencia de hongos. Ya que al estar debajo de la tierra y con agua, la cantidad de humedad que puede llegar a haber es alta.

Aunque hay que decir que existen distintos tipos de enfermedades que pueden adquirir. Todo gracias a que la raíz es el primer medio de contacto con la tierra, de donde puede absorber toda clase de material.

El gran problema de todo ello es que las raíces al estar en malas condiciones, evitan que puedan seguir absorbiendo los nutrientes con normalidad. Y debido a ello, el estado general de la planta terminará por decaer.

¿Cuál es la mejor forma de sacar una planta?

Todo depende en gran medida del tamaño, pero la mejor forma de verificar es sencillo: deberás de aflojar toda la tierra alrededor de la planta. Hazlo con cuidado, para no dañar la raíz tú mismo al usar la pala.

Ahora, toma la planta con cuidado y sacude un poco las raíces para que tire algo de tierra. De esta forma tendrás una vista de sus raíces. No sacudas demasiado, porque si esta en buenas condiciones, la regresarás a la tierra.

¿Cómo lidiar con estas raíces podridas?

Si notas que básicamente todas las raíces han cambiado de color y están blandas, lo más seguro es que sea tarde para la planta. Ya que tarde o temprano dejará de poder absorber nutrientes y acabará por morir.

Pero si notas que todavía tiene bastantes raíces fuertes, probablemente se salve. Lo primero que debes hacer es trasplantarla, deberá ser un suelo fresco y con el drenaje adecuado para este tipo de planta.

Antes de hacer esto, deberás lavarlo delicadamente con agua para retirar la tierra y ver bien las raíces. Ahora, usando una tijera afilada, deberás de ir cortando todas las partes que ya se encuentran podridas.

Vuélvala a colocarla en su lugar y dale los cuidados adecuados a la planta. Si todavía es suficientemente fuerte, terminará por echar nuevas raíces. Recuerda limpia la tijera con alcohol, porque de lo contrario podrías volverla foco de infección.

Toma en cuenta que no siempre es por exceso de agua la pudrición, pueden ser los mismos nutrientes como abonos o alguna enfermedad ajena a tu control. Es por eso importante revisar de manera constante.

No siempre tienes que sacar por la raíz a la planta para revisar, pero si notas que empiezan a ponerse amarillas las hojas y otros síntomas que denoten que no esta en las mejores condiciones, es hora de revisar.

Como salvar una planta con raíces podridas

Las raíces podridas de las plantas pueden ser un problema común pero grave, y si no se tratan a tiempo, pueden llevar a la muerte de la planta. Es importante saber cómo identificar y tratar este problema para poder salvar nuestras plantas queridas.

Identificar raíces podridas: Una planta con raíces podridas mostrará signos claros de deterioro. Las hojas se marchitarán y amarillearán incluso cuando se rieguen adecuadamente. Además, la planta puede tener un olor fétido debido al exceso de humedad en el sustrato. Al revisar las raíces, se pueden observar raíces blandas, de color marrón oscuro o negras, en lugar de raíces blancas y firmes.

Recuperar las raíces podridas: El primer paso para salvar una planta con raíces podridas es retirarla de su maceta. Con cuidado, retire el sustrato y enjuague las raíces suavemente con agua tibia para eliminar cualquier residuo. Luego, corte las raíces podridas con un par de tijeras limpias y afiladas. Es importante asegurarse de cortar solo las partes afectadas, dejando las raíces sanas intactas.

Tratamiento y salvación: Después de limpiar y podar las raíces podridas, es fundamental replantar la planta en un nuevo sustrato bien drenado. Asegúrese de elegir una maceta con agujeros de drenaje para evitar la acumulación de agua. Agregue un poco de fertilizante balanceado para ayudar a estimular el crecimiento de nuevas raíces sanas. Es importante también ajustar la cantidad de riego para evitar el exceso de humedad y permitir que el sustrato se seque adecuadamente entre riegos.

Prevención futura: Para evitar futuros problemas de raíces podridas, es esencial asegurarse de que las plantas reciban la cantidad adecuada de agua. Evite el riego excesivo y asegúrese de que el sustrato tenga un buen drenaje. Además, es importante utilizar macetas con agujeros de drenaje y elegir un sustrato de calidad que permita el flujo de aire y la retención de humedad adecuada.

Estas son ideas de como recuperar raices podridas, ¿piensas aplicarlas pronto?

Deja un comentario