Rambután: características, beneficios y como consumirlo

El rambután si bien no es la fruta más popular, cada día es más conocida. Todavía es considerada exótica y no puedes encontrarla con facilidad en cualquier mercado. Pero su demanda ha crecido en los últimos años.

Incluso sirve de novedad para todas esas personas que se encontraban buscando nuevos sabores, que quieren algo de variedad con respecto a las de siempre. Ahora conocerás a fondo que tiene de bueno esta fruta.

Características del rambután.

rambután

El rambután también es conocido como nefelio, cuyo árbol pertenece a la familia de los Sapindáceas. Esta es una especie de árbol o también arbusto formado por más de 1000 especies distintas y viven en zonas cálidas.

Su origen es asiático, aunque ya se ha extendido a todas partes del mundo. Todo eso gracias a que se ha considerado una superfruta, poseyendo una alta cantidad de nutrientes que son muy deseables por muchos.

Físicamente es pequeña y roja, pareciendo que tiene a su alrededor una serie de “pelitos”. Cuando lo abres, verás en el interior un fruto pequeño que hasta cierto punto puede llegar a recordar a una uva. Y tiene un sabor dulce en extremo, con un ligero toque ácido.

Propiedades nutricionales

Si hay otro motivo por el que se ha vuelto popular es gracias a sus altos valores nutricionales. Es rico en agua y en hidratos de carbono. Por lo tanto, tiene un alto contenido calórico, algo a tomar en cuenta.

Igual posee altas cantidades de vitamina C, teniendo otras muy útiles en menor proporción como los complejos de vitamina B así como la presencia de ácido fólico.

Puede también ser muy deseable la alta cantidad de minerales que posee, destacando la alta cantidad de potasio que tiene. Aunque también se debe tomar en cuenta que también tiene magnesio en cantidades generosas.

Por último, posee una cantidad de fibra relativamente alta, la cual es buena para nuestro intestino. Gracias a ello podemos tener un tránsito intestinal de mejor calidad, evitando por tanto enfermedades e infecciones.

¿Cómo se debe comer el rambután?

Debes tomar en cuenta que lo único que se debería comer es el interior, la pequeña pulpa. El exterior no podemos aprovecharlo como alimento, por lo que primero debemos quitar esta capa. No es una fruta demasiado dura, no tardará en ceder.

Para mayor facilidad podemos usar un cuchillo para removerlo, pero en caso de no contar con uno cerca, podemos hacer uso de los dientes para romper. La idea es hacerlo con el suficiente cuidado para no dañar el fruto central.

Importante, y pongo en negritas esto: no vayas a comer por ningún motivo la semilla central. Deberás extraerla primero porque es venenosa. Algunas veces se extrae fácilmente, en otras deberás aplicar un poco de fuerza.

Al final quedarás con una pequeña pulpa, que por momento dará la impresión de ser simplemente una uva que le han quitado la piel. Pero ya con eso podrás comenzar a consumirlo, sintiendo el gran dulzor que posee. ¿Has probado en alguna ocasión el rambután, piensas consumirla pronto?

Deja un comentario