Las flores de mi tomate se secan sin dar fruto, ¿Qué puedo hacer?

El tomate es uno de los frutos más populares, utilizado en una amplia variedad de alimentos. Se come solo, se come acompañado, muchas personas saben que tiene un buen sabor y se vuelve un complemento indispensable.

Por eso mismo algunos para poder tener siempre cerca de ellos prefieren plantar sus propios tomates. Pero se encuentran con una situación difícil: sus flores se secan mucho antes de poder dar buenos frutos.

La flor de mi tomate se seca antes de dar fruto.

flores tomate secan sin dar fruto

Si tienes tu plantación de tomates, puedes ver como surgen las flores. Esto potencialmente significa que van a venir una alta cantidad de frutos, pero te topas con un escenario catastrófico: se están secando rápidamente.

Cuando esto sucede por lo regular podemos notar como los tallos que sostienen dicha flor también se vuelven amarillos. Esto ocurre en la gran mayoría de las ocasiones porque no están a la temperatura adecuada.

Los tomates prefieren una temperatura máximo de unos 29 grados centígrados. Tampoco son buenos para resistir temperaturas bajas, siendo unos 12 grados centígrados lo mínimo que puede llegar a resistir.

En algunas ocasiones pasa que alcanzan temperaturas extremas altas al alcanzar el medio día, o por el contrario, alcanzan un tremendo frio al pasar la noche. Esto termina por afectar la producción en general.

En específico, estos cambios de temperaturas terminan por afectar la calidad del polen, lo que termina por hacerlo inviable y puede hacer difícil la polinización. Y si esta no ocurre en varios días, simplemente las flores se secan.

¿Es la única causa?

No, a pesar de ser la  más común hay que tomar en cuenta que existen otras. Por ejemplo, una humedad demasiado alta o demasiada baja es otro factor que puede terminar por afectar. Se requiere un riego a la medida.

Ya que a falta de agua el polen simplemente se secará, pero el efecto contrario sucede que al tener demasiada agua este se vuelve demasiado pegajoso. Esas no son las condiciones ideales para poder polinizarlo.

Otro problema muy común ocurre fertilizante nitrogenado, que es muy utilizado para intentar darle un mejor crecimiento. Pero darle en altas cantidades aumentará el crecimiento vegetativo y disminuyendo el de flores.

Otro factor que puede ser difícil de controlar es el viento. En donde este terminará por tirar muchas de las flores o perjudicar a las que queden.

¿Y qué puedo hacer para evitarlo?

Las tres actividades principales que puede hacer.

Controlar el riego y tenerlo en cantidad adecuada.

Una fertilización suficiente, sin aumentar pensando que tendrá mejores resultados.

No siembre demasiado temprano en primavera

Si por ejemplo te está pasando en verano, busca formas de darle sombra a las plantas, ya que podría ser que tenga un calor extremo.

O en su lugar, si vives en una zona donde el calor siempre es muy extremo, podrías probar variedades que específicamente resisten muy bien el calor. Como el tomate Early girl o el Heatwave.

Siguiendo estas indicaciones debería dejar atrás los problemas de flores secas y por fin empezar a tener todos los tomates que buscas.

Deja un comentario